Petro le mete política a los bloqueos de TransMilenio por usuarios

k2_items_src_c53a9eb7f98bd9efe52407712806bfee

En su cuenta de Twitter, el alcalde atribuyó los desórdenes a personas interesadas en aprovechar la situación para alterar el orden público.

 

Los afectados rechazaron el pronunciamiento en los lugares de los desórdenes y en las redes sociales.

La revista Semana recogió los trinos de varios de los usuarios que rechazan el uso político que hizo el alcalde de una protesta con motivaciones netamente relacionadas con la mala calidad del servicio.

En su primer pronunciamiento sobre la crisis de movilidad en el sistema, el alcalde Gustavo Petro pidió a los usuarios no bloquear el sistema por cuenta de los accidentes, como fue el caso de esta mañana.

“El sistema no se soluciona de un día para otro como lo plantean los ciudadanos (…) hemos tomado acciones para mejorar el servicio del Transmilenio, por ello vamos a adquirir más del 10 % de la flota que opera hoy y adelantaremos acciones para ampliar las estaciones”, dijo Forero en declaraciones que publica El Espectador.

Entretanto, los ciudadanos esperan conformar una mesa de diálogo con funcionarios de Transmilenio y la Policía, de cara a acordar acciones para solucionar las problemáticas que se presentan en el sistema.

Este jueves en la mañana, el flujo de articulados se afectó en la troncal de Las Américas tras el choque entre un bus del sistema y un camión de carga generó una crisis de movilidad que se extendió por casi 2 horas en el resto del sistema.

Las demoras en el flujo de articulados desataron la ira de los capitalinos, que decidieron bloquear las vías exclusivas del sistema en ambos sentidos. Hacia las 8:30 a.m. eran más de 2 mil personas las que bloqueaban el sistema.

El Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, se hizo presente en la estación de Banderas para tratar de controlar a los usuarios y restablecer el servicio. Hacia las 9:30 a.m., el Esmad rehabilitó el paso en el carril mixto en la estación de Banderas y poco más tarde se confirmó el restablecimiento de la operación de los articulados, con lentitud, escribe El Tiempo.

En la troncal de Suba, por su parte, los usuarios de la estación de la carrera 91 también bloquearon las vías, según El Espectador. Allí, el Esmad lanzó gases lacrimógenos que afectaron a varios de los manifestantes. Cuatro horas más tarde, la crisis se había agudizado en este sector de la ciudad, sin que la movilización se hubiera logrado superar.

Fuente: El Pulzo y Semana