Presupuesto de la malla vial de Bogotá no se ha ejecutado

k2_items_src_de86de6dd0ff42518b92ff340c3ce04a

Parece que del presupuesto que se aprobó para que intervinieran la malla vial de las localidades tiene un atraso del 90 por ciento y lo más paradójico es que la plata está los contratos están pero el plazo que se fijó para dichas intervenciones, se está acabando.

Dentro de siete meses se vence el plazo fijado por la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV), encargada de hacer las obras de construcción, rehabilitación y mantenimiento de los tramos viales que fueron priorizados por los habitantes de las localidades en los cabildos hechos por la alcaldía en el 2012.

Las obras son parte del convenio 1292 de 2012, que se financiaron con el 40 por ciento de los recursos de los fondos de desarrollo local de 19 localidades que en ese año entregaron 168.928 millones de pesos la Secretaría de Gobierno para reparar la malla vial local.

Lo más grave, según el contralor distrital, Diego Ardila, es que esos 118 tramos intervenidos (5,8 por ciento del total) son los menos urgentes. Las localidades más afectadas por el atraso son Santa Fe y Usme, donde no se ha hecho una sola intervención, seguida por Los Mártires, Fontibón y Antonio Nariño donde apenas hubo obras en uno de los segmentos priorizados.

Además, a 30 de abril de 2014, la UMV había suscrito 210 contratos y “el 5 por ciento de ellos ($62.135 millones) corresponde a contratos de suministro de materiales y el 90% ($20.102 millones) a prestación de servicios profesionales y de apoyo para la administración y control de las diferentes obras”.

Pero los atrasos no son solo en ejecución de obras, los pagos a la interventoría también están embolatados, por lo que pararon su trabajo unilateralmente, de manera que las intervenciones que avanzan lo hacen sin ningún tipo de auditoría o control.

Funcionarios de la UMV señalaron que no darán declaraciones al respecto hasta que no lean el contenido completo del informe que fue entregado en las horas de la mañana de este martes.

En febrero del 2014 la Contraloría Distrital había solicitado la suspensión de María Gilma Gómez, directora de la UMV, porque en su contra cursaban 10 advertencias de responsabilidad fiscal. Por esa razón, el secretario de movilidad, Rafael Rodríguez, figura como el director encargado de la entidad.

Fuente: El Tiempo