¿Qué hay detrás de Herbalife?

k2_items_src_1f927a512a9909833c7b57ab40062fc5

En Estados Unidos esta empresa es investigada porque al parecer es una pirámide, por su aparente modelo de financiación que es ilegal.

“Nuestra misión es cambiar las vidas de las personas ofreciendo la mejor oportunidad de negocio en venta directa y los mejores productos del mundo para promover la buena nutrición y el bienestar”. Este, sencillo y directo, es el postulado con el que la multinacional Herbalife define su misión corporativa, habla de su visión como empresa y también detalla cuál es el modelo económico sobre el que tiene basado su negocio. La cuestión es que ahora, quien puede cambiar la vida de sus accionistas y de sus empleados es la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC), quien le abrió una investigación con la que se le acusa a la organización de esconder en realidad un sistema ilegal piramidal para su financiación.

Una indagación que tiene preocupados a los más de 3.2 millones de lo que ellos llaman ‘distribuidores independientes’ en más de 90 países y quienes en el año 2012 lograron ventas netas por US$4.100 billones y en 2013 unos US$ 4.800 millones. Toda una fortuna ahora expuesta. Tanto que, de acuerdo con la agencia EFE, “la cotización de las acciones de la empresa se detuvo durante media hora (este jueves) al darse a conocer la investigación por parte de la agencia federal, y una vez reanudada, los títulos de Herbalife cerraron la sesión con un descenso del 7,36%”.

Por eso, sus directivas tuvieron que salir en defensa de su patrimonio y, por supuesto, de la marca. “Herbalife da la bienvenida a la investigación dada la tremenda cantidad de desinformación existente en el mercado, y cooperará completamente de la FTC”. Se refieren a que no es la primera vez que se les acusa de tener su estructura económica basada en un cuestionado modelo del que no se ha logrado demostrar nada contrario a que es sostenible y que, además, genera ganancias no sólo por la venta misma de productos nutricionales, sino por la forma en los que son comercializados.

Por eso, la indagación de la FTC se tomó su tiempo para anunciar formalmente que se encontraba andando la investigación. Allí se tuvieron en cuenta las acusaciones de William Ackerman, conocido como inversionista y fundador de Pershing Square Capital Management. Fue este millonario el primer en asegurar que Herbalife empleaba una estructura piramidal que además de ser ilegal, era la columna vertebral de sus ingresos.

Luego vino Edward Markey, senador de Massachusetts, Estados unidos, quien pidió que se examinaran en detalla las prácticas empresariales de la compañía. La solicitud la hizo en una carta forma que terminó engrosando una fila más de solicitudes entre las que se cuentan la de una coalición hispana conocida como LULAC, que agremia minorías en el país del norte y quienes exigieron “a las autoridades federales y al Congreso analizar las operaciones de Herbalife y la acusaron de prácticas fraudulentas que afectan”, precisamente, a las minorías.

Ahora, solo queda esperar los resultados de la investigación, muy a pesar de que grandes magnates como George Soros y Carl Icahn, le siguen apostando a Herbalife como accionistas. Por lo pronto, “estamos confiados en que cumplimos todas las leyes y regulaciones aplicables”, detalló la empresa en un comunicado.

Fuente: El Espectador