Un año de sanción para jugador que intentó golpear con el pene a un asistente

k2_items_src_a5bf0f1bb7e7010befdaaab61b4e9504

El Comité de Competición de la Real Federación Andaluza de Fútbol ha suspendido por un año al futbolista que durante un encuentro de la Segunda División Andaluza al que asistía como espectador se sacó el pene e intentó golpear con él a un árbitro asistente.

El órgano sancionador andaluz ha decidido en su última reunión “imponer sanción de suspensión de licencia federativa por un año y multa accesoria de 468 euros” al jugador, por “realizar un acto notorio y público que atentan a la dignidad y decoro deportivo de un árbitro asistente y público presente en el partido”.

¿Aún no conoces El HuffPost Deporte en Facebook? ¡ÚNETE!
Competición considera “como criterio” para imponer la sanción “en su grado medio” la “repercusión y trascendencia social del acto y el carácter notorio y ostensible del hecho”, según detalla en el acta de la reunión, al que ha tenido acceso Efe.

Te puede interesar: Mitos sobre los accidentes sexuales

Ha sido el Comité de Competición de la RFAF el que finalmente ha impuesto la sanción, después de recibir el expediente del Comité de Competición de su delegación en Granada, porque el jugador pertenecía al granadino Céltic de Pulianas, club de Primera Andaluza que expulsó al futbolista de su disciplina tras el incidente y que no ha recibido ninguna sanción.

El colegiado del partido entre el Abes y el Gabia, correspondiente a la Segunda División Andaluza y que se disputó el pasado 15 de noviembre en el Polideportivo Molino Nuevo de Granada, explicó en el acta del choque que Rubén Gómez Bustamante, que asistía como aficionado al partido, “invadió el terreno de juego, se sacó su pene e intentó dar con él a un asistente”.

También puedes ver: Mujer se hizo pasar por hombre con un miembro falso

El colegiado aclaró que tanto él como su asistente lo identificaron “con claridad e inequívocamente” como “un jugador del Céltic de Pulianas” porque “llevaba un chándal de ese equipo” y lo conocían de haberle “arbitrado otras veces”.

Tomado Huffingtonpost.es