Un triste adiós al periodista y locutor deportivo Alberto Piedrahíta

k2_items_src_e520593e773260ae27abfdea1303b67a

El periodista deportivo Alberto Piedrahíta Pacheco, una de las voces más reconocidas de la radio colombiana, murió en las últimas horas en Bogotá.

Desde hace varios meses El Padrino venía sufriendo graves quebrantos de salud, lo cual lo alejó de Caracol Radio. 

Piedrahíta nació en El Líbano, Tolima, el 1º de septiembre de 1931. Su apodo surgió cuando aceptó ser el padrino de matrimonio de uno de sus pupilos más recordados, el ya fallecido Juan Harvey Caicedo.

Se radicó en Bogotá en 1948 e hizo de todo para ganarse un lugar en la radio, una de las pasiones de su vida. Comenzó como cobrador, control y celador al mismo tiempo, en una emisora que funcionaba en los sótanos de la avenida Jiménez, en el centro de la ciudad.

Ver Video

Poco a poco aprendió los secretos del oficio y se fue convirtiendo en una de las leyendas del periodismo deportivo, así como una de las voces más reconocidas y autorizadas en radio y televisión.

Conoció el mundo cubriendo Mundiales de Fútbol, Juegos Olímpicos y las principales pruebas ciclísticas en Europa. De hecho, en los años 80 era tan popular y querido por la afición como Lucho Herrera o Fabio Parra.

Todo un maestro, El Padrino fue el guía de al menos un centenar de comunicadores de todos los medios, quienes destacan, además de su capacidad profesional, su don de gentes. A todos los recibió y los despidió con un abrazo. Y a la mayoría les encimó un apodo que luego los hizo famosos.

Saludo de El Padrino:

Ver Video

Con información de El Espectador