Combate el estrés con estos ejercicios

k2_items_src_b233d972ada3f6b911297ef40b012c8a

La manera más sencilla de estresarnos es llenar nuestra mente de pensamientos negativos e ir hacía ellos. Según diversas investigaciones, éste es un proceso que realizamos sin darnos cuenta ya que, cuando nos sentimos agobiados, el cerebro tiende a darle vueltas y vueltas a nuestras preocupaciones y llenarnos de mala energía hasta el tope.

Cómo lograr ser más positivo en una semana

Lunes. Pensar en las personas que más apreciamos. Si la situación que te genera estrés, te sobrepasa lo mejor es que respires onda y lo hables con tu familia. Según un estudio de investigadores de la Universidad de California, las personas que reflexionan sobre lo que les ocurre y sobre la gente que más aprecia tienen menores niveles de estrés que quienes hablan sobre temas que no les importan tanto.

relajacion

Martes. Realizar ejercicios de visualización. Un buen ejemplo es buscar un lugar que nos de paz: una playa relajante, un campo, una montaña, o el lugar que sea, siempre y cuando, genere tranquilidad. Luego hay que visualizarlo con la mente, tal como si estuviéramos allí. Según explican, hacer este tipo de recorridos con la imaginación por escenarios relajantes pueden llevarte a la calma.

montaña

Miércoles. Buscar una afirmación positiva y repetirla en la mente varias veces. Recientes investigaciones publicadas en el blog de la Society for Personality and Social Psychology’s Character & Context prueban que estos mantras no son solo buenos para el autoestima, sino que también lo son para la salud. Algunos ejemplos para motivarte: “Soy capaz. Soy querido. Soy valiente”. Cada uno debe elegir su afirmación y tenerla en mente para el momento que sea requerida.

Jueves. Movernos como una persona feliz. Los expertos explican que los pensamientos determinan la forma de caminar. El modo con el que nos trasladamos da la clave sobre cómo nos sentimos por dentro. Estudiosos afirman que si caminamos con los movimientos de una persona feliz, acabaremos por sentirnos más felices.

Viernes. Practicar mindfulness. La meditación genera en las personas beneficios increíbles y sobre todo genera en nosotros la habilidad para buscar y conseguir la calma, justo en el momento que la necesitamos. Diversas investigaciones determinan que la meditación mindfulness, aquella basada en la conciencia plena de la meditación budista, puede reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Su práctica también puede ayudar a controlar la presión arterial elevada, el dolor y los problemas del sueño.

meditacion

Sábado. Concentrarnos y solo respirar. Muchas veces la solución a un problema es más sencilla de lo que pensábamos. Al sentirnos agobiados y no encontrar por dónde salir de un inconveniente, lo mejor es tomarnos un segundo para respirar: concentrarnos en cómo inhalar y exhalar el aire, y nada más. Ya sea dedicándole un poco de tiempo a realizar respiraciones profundas o solo dejando escapar un gran suspiro, al instante nos sentiremos mejor y más ligeros.

Domingo. Relajar el cuerpo progresivamente. Cuando, ante un problema, nos sentimos tensos, contracturados y doloridos, se aconseja intentar utilizar la mente para tomar el control del cuerpo. La relajación progresiva muscular, una técnica que supone la contracción y distensión sistemática de los músculos, combina el trabajo del cuerpo y la mente para una relajación completa. La mejor manera de hacerla es recostarnos boca arriba, cerrar los ojos, concentrarnos en la respiración y comenzar a relajarnos por la parte alta del cuerpo. De a poco, hay que ir tensando los músculos durante un momento y luego relajarlos lentamente hasta que llegar a los pies.

Tomado de Derf