Cosas que no sabías sobre el Punto G

k2_items_src_76c147b8075525cc36f647fb3886eee5

Mito o realidad, desde su ‘descubrimiento’ en los años 40, ha generado una gran controversia entre las mujeres y entre los propios científicos, que discuten su existencia.

La búsqueda del llamado punto G es como la búsqueda de El Dorado en el sexo. Un mágico botón de ubicación incierta cuya mera pulsación desataría los orgasmos más completos y estruendosos en las mujeres.

Quienes defienden su existencia aseguran que se trata de una minúscula estructura interna de la vagina situado entre el clítoris y la uretra. Su ‘descubrimiento’ se debe a los estudios del doctor Ernst Gräfenber en los años 40 (de ahí la denominación ‘punto G’), y enseguida se popularizó.

Te puede interesar: Estudio revela cuánto sexo necesitan las parejas para ser felices

cama nor 672xXx80

¿Existe o no existe?

La mayoría de los estudios científicos que se han realizado al respecto descartan su existencia. Uno de los últimos se llevó a cabo en 2009 en Gran Bretaña. Investigadores del King’s College de Londres enviaron un cuestionario a 1.800 mellizas y gemelas idénticas. Aproximadamente la mitad de ellas aseguraba haberlo situado y haber experimentado el placer fruto de ssu estimulación. La otra mitad, no. De los resultados de ese estudio se dedujo que su existencia era más una cuestión subjetiva.
Sin embargo, estudios posteriores han asegurado hallar a través de ultrasonido esta estructura. En 2012 Ther Journal of Sexual Medicine dio incluso detalles concretos: se trataría de una zona bien delineada de 16,5 mm de grosor tras la zona superior de la apertura de uretra.

También puedes ver: Los beneficios de tener sexo durante “esos días”

parejacama nor 672xXx80

Un instrumento comercial:

Los más escépticos con la existencia del punto ‘G’ creen que es mito que ha sido estimulado por un lado por el ánimo de que la mujer encuentre el orgasmo en el coito vaginal, por otro, por motivos comerciales. No son pocos los artilugios en venta relacionados con él, vibradores y estimuladores del punto ‘G’.

¿Hay más de uno?

Los más optimistas no solo defienden la existencia del punto G, sino que consideran que hay más de uno… La zona no sería igual en todas las mujeres, y algunas refieren dos puntos sensibles tras la pared vaginal, entre la uretra y el clítoris.

frustracion nor 672xXx80

Lo peor, el misionero:

Se supone que hay posturas sexuales durante el coito que estimulan más fácilmente que otras el mítico punto. El propio doctor Gräfenber señaló ya en su día que la peor de todas a estos efectos era la del misionero…. Entre las mejores, la penetración por detrás, con la mujer a gatas, o bien, también desde atrás, ambos ladeados y tumbados en la cama. Otra buena postura es la de la mujer encima y de espaldas a su pareja, o bien de cara, pero inclinándose hacia atrás.

No te pierdas: 10 beneficios del sexo para tu salud

placerfemenino nor 672xXx80 1

La trampa psicológica del ‘punto G’:

Muchos psicólogos y expertos en sexología señalan que la mitología en torno al punto ‘G’ puede tener efectos nefastos sobre la autoconfianza de las mujeres que no encuentren el dichoso punto. Y recuerdan la componente psicológica y emocional del sexo, así como la cualidad erógena de muchas zonas erógenas en las mujeres, tan sensibles y ávidas de caricias.

Otras zonas erógenas:

Entre las zonas erógenas a tener en cuenta en las mujeres más allá del punto ‘G’ están el cérvix, o el llamado punto “O”, justo en la pared opuesta la vagina. Se habla también del punto A, a 7,5 centímetros de los labios vaginales, entre el punto G y el cuello del útero. No obstante, lo mejor es dejarse de teorías y explorar y preguntar a tu pareja por los resultados.

Tomado de Que.es