CURIOSIDADES

Día del Mensajero: cosas que solo tú entiendes

En el Día del Mensajero felicitamos a todos nuestros oyentes que cada día se la juegan en las calle para cumplir con sus encomiendas.

Vayas a pie, en cicla, el moto o hasta en carro, siempre te encontrarás con estos típicos problemas, como las colas, los trancones o las direcciones, que solo un mesajero puede entender…

1. Caídas: Caerte (en moto o en bicicleta) adquiere un nuevo significado cuando llevas un domicilio, pues tienes que responderle al cliente por su pedido que nunca llegó, y a tu jefe por el producto dañado y el cliente enojado.

2. Documentos que caen en un charco: Si lo que tienes que entregar son documentos y tienes la desgracia de caerte, estos caerán a un charco en el 99.99 % de las veces.

3. Direcciones: Tiemblas cuando ves en tus destinos transversales, diagonales, Bis y letras más allá de la D, en barrios como Colina Campestre, Ciudad Bolívar, Pablo VI, Teusaquillo, etc.

4. Olvido: Esta palabra, para un mensajero, implica devolverte al lugar de partida cuando descubres a mitad de camino (o peor, ya casi llegando al destino) que se te quedó el bendito paquete.

5. Colas: No importa por cuál palabra la cambies (fila, un larguero, montón de gente), siempre tendrás que explicarle a tu jefe que te demoraste porque había mucha cola.

6. Trancones: Si como mensajero tienes que utilizar el transporte público o manejar algún vehículo, sabes que para ti un trancón es una pesadilla… ¿Cuantas veces te has bajado de la buseta para irte a pie? ¿Alguna vez has preferido parquear el carro y trotar con tu paquete entre las manos?

7. El portero-Dios: Después de superar los trancones y encontrar la dirección, ¡por fin llegas a tu destino! Pero entonces el portero no te deja entrar… “Que quién es usted, que aquí no conocemos a ese señor, que aquí no funciona esa empresa…” Al final te toca hacer una llamada para que te dejen pasar.

8. El ausente: Cuando te dicen que tienes que entregarle un paquete a alguien personalmente y a nadie más, en el 99.99 % de los casos esa persona salió; te dicen que vayas a hacer otra vuelta mientras tanto, que vuelve en media horita, y tú caes, porque cuando regresas te dicen que esa persona vino y volvió a salir y que quién sabe a qué hora regresa…

9. El clima: La lluvia es proporcional a la urgencia de la entrega del paquete, y el calor a la distancia y lo trancado de las calles. Si tienes que entregar tu paquete ‘ya’, ¡granizada segura!… Si tienes que llevarlo al otro extremo de la ciudad, el sol te sancochará en medio de un tráfico que no se mueve.

10. Te pinponean: Te mandan de un extremo al otro de la ciudad y cuando llegas te dicen que faltó una firmita. Te devuelves, y regresas para que te digan que ahora faltó un sello; te devuelves otra vez y te dicen que se cayó el sistema… ¡Y te tienen así todo el día!

¿Te gustó esta nota? ¡Compártela en tus redes sociales!

 

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar