Esta canción fue elegida como la canción más feliz de la historia

k2_items_src_c312c790a81fe67a4944db16dfc65eea

La ciencia ha dado con la canción más feliz jamás compuesta. Se trata de un pegadizo himno de los setenta. ¿Se te ocurre cuál puede ser?

Si estabas pensando en el mítico Don’t Stop Me Now de Queen, has acertado.
Está bien, puede que no sea la única canción más feliz jamás compuesta, pero, según este estudio, se trata de un ejemplo perfecto de la fórmula de la felicidad en el ámbito de la música: tempo rápido (aproximadamente 150 pulsaciones por minuto) + letra alegre + tonalidad mayor.

https://www.youtube.com/watch?v=HgzGwKwLmgM Ver Video 

En una encuesta que realizó el fabricante británico Alba, se pidió a 2000 adultos de Reino Unido que escogieran las canciones que les hacían sentirse mejor, y la que más veces se mencionó fue este himno tan optimista de Queen.

Te puede interesar: Ñerolina habla de la felicidad
Cuando el neurocientífico cognitivo Jacob Jolij —que se encargó de completar el análisis de los datos para Alba— examinó las características de este tema de 1978 e identificó los elementos de los que hablábamos antes como la ecuación para darle a una canción la cualidad de provocar alegría.

“Mi análisis confirmó lo que la literatura ya nos había enseñado: las canciones compuestas en tonalidad mayor y con un tempo rápido son más eficaces a la hora de producir emociones positivas”, declaró el doctor Jolij —que además imparte Psicología en la Universidad de Groningen— a la edición estadounidense de The Huffington Post vía correo electrónico. “Prácticamente todas las canciones felices están compuestas en tonalidad mayor (salvo contadas excepciones), y todas ellas tienen un ritmo superior en 10 pulsaciones por minuto al de una canción estándar de pop”.

Puedes ver también: Conoce la clave para la felicidad

Entre las que fueron mencionadas en la encuesta se encuentran el Dancing Queen de ABBA, el Good Vibrations de The Beach Boys y el Uptown Girl de Billy Joel.

Aunque, según el doctor Jolij, lo que determina si una canción nos hace sentir bien o no es, más que nada, nuestra propia asociación de esa canción con cosas positivas.

“No se pueda señalar a una canción como la canción feliz definitiva, pero lo que sí es posible es identificar las características específicas que hacen que un tema le levante el ánimo a la gente”, declaró Jolij. “Cuanta más información haya disponible, más podremos aprender sobre la manera en que la música afecta a nuestro estado de ánimo”.

 Contágiate: Baila con pasajeros de un tren para contagiar felicidad

Tomado de Huffingtonpost.es