Esto es lo que realmente piensan los perros de los humanos

k2_items_src_9cf7fd1984625bd7629d03ba3d72586e

Gracias a los últimos acontecimientos en tecnología de imágenes cerebrales, podemos comenzar a tener una mejor idea de lo que pasa dentro del cráneo canino. Así es, los científicos están estudiando los cerebros de los perros y lo que han revelado los estudios son buenas noticias para todos los dueños de perros: No solo parecen amarnos también, sino que de hecho nos ven como su familia. Resulta que los perros confían más en los humanos que en su propia raza en la búsqueda de afecto, protección y todo lo que hay entre medio.

La evidencia cerebral más directa de que los perros son completamente devotos a los humanos proviene de un reciente estudio de neuro-imágenes sobre el procesamiento de olores en el cerebro de los perros. Los científicos de cognición animal de la Universidad Emory entrenaron a perros para que se sentaran quietos en una máquina de resonancia magnética y usaron IRMf (imágenes por resonancia magnética funcional) para medir sus respuestas neuronales al olor de las personas y al de los perros, tanto conocidos como desconocidos. Dado que los perros navegan el mundo con su olfato, la forma en que procesar los olores ofrece una nueva perspectiva en potencia para estudiar su comportamiento social.

Los científicos descubrieron que el aroma del dueño del perro provocaba una chispa de activación en el “centro de recompensas” de sus cerebros, llamado el núcleo caudado. De todos los olores que debían aspirar, los perros priorizaron el rastro de los humanos antes que cualquier otra cosa.

perrosss

El estudio reveló semejanzas importantes entre la forma en que los cerebros de los perros y los humanos procesan sonidos vocálicos emocionalmente cargados. Los perros no solo parecen captar nuestros sutiles cambios de ánimo –sino que, de hecho, están físicamente capacitados para captarlos.

De acuerdo a Andics, los perros interactúan con sus cuidadores humanos de la misma forma que los bebés lo hacen con sus padres. Cuando los perros están asustados o preocupados, corren hacia sus dueños, tal como los hijos angustiados enfilan en dirección hacia donde estén sus padres. Esto permite un contraste con otras especies domesticadas: Los gatos asustados, tal como los caballos, huirán.

Los perros son también los únicos animales no primates que miran a las personas a los ojos. Esto es algo que Andics descubrió junto con otros investigadores hace una década cuando estudió la domesticación de los lobos, lo que pensó que sería un rasgo compartido. Se dedicaron a criar lobos tal como se criaría un perro.