CURIOSIDADES

Máquina tapahuecos podría estar en malas manos

Así lo ha hecho saber la veeduría distrital quienes han visto que el personal no ha mostrado capacidades para la manipulación del equipo, además de otras irregularidades que se están investigando frente a este caso.

La polémica máquina ‘tapahuecos’ está de nuevo en la mira de las autoridades. Este miércoles, la Veeduría Distrital advirtió que Green Patcher Colombia, la firma contratista, “tiene falencias relacionadas con el equipo humano de trabajo, la calidad de la mezcla (…) y un atraso en el cronograma”.

Según la entidad, el contratista no tendría el personal calificado para maniobrar la remalladora, ya que en varias ocasiones el supervisor de la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) ha visto que hay nubes de polvo negro mientras la máquina está en funcionamiento.

Así mismo, el supervisor de la UMV le manifestó a la Veeduría Distrital que el pasado 22 de abril le advirtieron a Green Patcher Colombia que “el profesional ofrecido como coordinador del contrato, y uno de los ingenieros civiles (…) no cumplían con la experiencia requerida”, y que en mayo uno de ellos fue cambiado. Es decir, dos meses después del acta de la entidad.

En el informe se hace referencia a una falla en la emulsión que estaba utilizando dicha máquina y que les habría vendido la empresa Multinsa, de Barrancabermeja (Santander).

EL TIEMPO ZONA conoció que tras una segunda petición de prórroga, Green Patcher Colombia contrató a Inco Asfaltos S.A., empresa que al parecer ya solucionó los líos de la emulsión, como lo aseguró el gerente de dicha empresa, Gabriel Eladio Moreno, a quien le compraron 35 toneladas (cada una cuesta aproximadamente un millón de pesos) del ‘líquido’ que alimenta a la remalladora.

Según Juan Carlos Abreo, director (e) de la Unidad de Mantenimiento Vial, el retraso que presenta el contratista es “leve”, y en una reunión que sostuvo con Antonio Fernández el pasado martes, se le notificó de las penalidades a las que se enfrentarían si no cumplen.

Contratista se defiende

Tras los cuestionamientos de la Veeduría y la Contraloría Distrital, el gerente de Green Patcher Latinoamérica –empresa propietaria de Green Patcher Colombia–,Antonio Fernández, contó por primera vez, en diálogo con EL TIEMPO, qué está pasando con esta máquina remalladora.

Una de las primeras polémicas se suscitó debido a que Juan Pablo Posada, reconocido actor, terminó siendo el representante legal de la firma en Colombia. Fernández afirmó que conoció a Posada por medio de un amigo, y le pareció “una persona muy comprometida”, por lo que trabajó con él y consiguieron que en la Alcaldía de Bogotá les permitieran hacer una demostración.

Así mismo aseguró que por las presiones que le ha causado el contrato, Posada renunció.

Frente a las acusaciones de la ausencia de personal calificado, el gerente de Green Patcher dijo que la Veeduría Distrital está equivocada al afirmar que no lo hay, pues “a finales del año pasado, antes de firmar el contrato, varios ingenieros ingleses vinieron a realizar varias capacitaciones. En otras ciudades del mundo hemos visto que es cuestión de que la gente le coja confianza al tema y todo salga bien. Es un tema de práctica”, afirmó.

“La verdad no estoy preocupado por el tema de los atrasos porque sé lo que estoy haciendo y ya tengo experiencia en otras ciudades. Por mucho, nos pasaremos un mes”, aseguró Fernández.

Fuente: El Tiempo

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar