Martes 13: "Ni te cases ni te embarques"

k2_items_src_82821fe7d0cfc23bed517bb81d3e574e

Sobre su origen hay varias teorías, desde el apóstol Judas hasta la caída de Constantinopla. Aquí un par de secretos para no alejarse de la mala fortuna.

Por ejemplo, para el mundo cristiano el número 13 hace referencia al capítulo dedicado al anticristo. También fue Judas el invitado número 13 en la última cena de Jesucristo antes de su muerte.

Sin embargo, otros dicen que lo que trae mala suerte no es el número 13 sino que el día martes. Algunos hechos históricos reafirman esta teoría, como por ejemplo, la caída de Constantinopla en 1453, la que ocurrió un día martes y que significó un duro golpe para los cristianos.

Además la palabra “martes”, deriva del nombre del planeta Marte, el que en la Edad Media era llamado “el pequeño maléfico”.

Independiente del verdadero origen de esta creencia, siempre es bueno asegurarse y mantener la mala suerte alejada. Aquí algunas claves.

Para mantener la buena suerte cerca de uno se recomienda poner una cucharada de azúcar en un vaso de vidrio que se pueda calentar, agrega un poco de romero y de canela. Calentar la mezcla y deja que el vapor purifique el ambiente.

Por el contrario, si la mala suerte ya llegó, una forma de alejarla es tener una vela blanca y encenderla en una noche de luna menguante. Repetir el proceso todos los martes durante dos meses.

Si se quiere recuperar la suerte en una sola noche, lo que se debe hacer es dormir con las cortinas abiertas y dejar que la luz de la luna entre. En la ventana se debe dejar un vaso con agua limpia y en la mañana echarse el agua desde la cabeza junto con la ducha.

Fuente: lacuarta.com