Curiosidades

Post muy populares pero falsos de Facebook

Gracias a Internet el hombre tiene acceso a mucha información. Sin embargo, es tal el flujo de datos que es inevitable que por accidente o intencionalmente surjan datos erróneos.

Facebook no es la excepción, por lo que en esta red social se ha posteado información o historias que miles de usuarios compartieron como reales, pero que a la larga resultaron ser falsas. Les compartimos algunos de estos fakes, a ver si los recuerdan:

Stay hungry

Esa frase fue atribuida por mucho tiempo a Steve Jobs y fue compartida miles de veces en la web, sin embargo, la verdad es que sólo fue citada por el cofundador de Apple en un discurso que dio en la Universidad de Stanford en el 2005.

Durante dicha charla, Jobs aclaró que la frase había sido tomada de Whole Earth Catalog, publicación de Stewart Brand editada en 1968. Aquí el discurso (la mención a la frase viene en el minuto 13).

Ver Video

El torero que lloró

Seguro se toparon con esta foto que en Facebook circulaba con una frase que más o menos decía:

“Así terminó la carrera del torero Álvaro Múnera, “El Pilarico”. Se desmoronó a causa del remordimiento en plena corrida, cuando se dio cuenta de que debía provocar al animal para que lo atacara. Actualmente Múnera es un ferviente detractor de las corridas de toros”.

¿Y cuál fue la realidad? Pues que el torero de la fotografía no es Álvaro Múnera, sino un torero no identificado. “Pilarico” dejó su carrera en 1984 tras quedar parapléjico a causa de una cornada.

torero llorando

El ataque del oso

Esta foto también circuló en Facebook con la leyenda:

“Esta es la última foto de Michio Hoshino, un conocido fotógrafo japonés. Falleció atacado por un oso en la península rusa de Kamchatka el 8 de agosto de 1996. Antes de morir decidió sacar su mejor imagen”.

En realidad, la imagen es creación de un artista conocido como BonnySaintAndrew.

osofake 1

La frase ¿del Nobel?

Desde 1999, circulan estas palabras en la red:

“El mundo invierte más en productos para la virilidad y en silicona que en curar el Alzheimer”.

Se decía que esta expresión fue dicha por el oncólogo y supuesto Nobel brasileño de Medicina Drauzilio Varella. Pero en realidad, el nombre de este doctor es Drauzio Varella, quien negó ser el autor de la frase.

DrauzioVarella

El discurso de Chaplin

Según varios posts en Facebook, estás palabras fueron proferidas por Charles Chaplin en un discurso que dio en uno de sus cumpleaños:

“Cuando empecé a quererme a mí mismo entendí que la angustia y el sufrimiento emocional eran sólo señales de que estaba viviendo en contra de mi propia verdad. Ahora sé que eso tiene un nombre: ‘autenticidad’ (…)”.

Para desilusión de muchos, la frase en realidad forma parte del libro When I Loved Myself Enough, de Kim McMillen, publicado en el 2001.

chplin

El Gabo se despide

En 1997 comenzó a difundirse un texto que se decía, era una carta de despedida de Gabriel García Márquez. Aquí un fragmento:

“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera. Posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo”

Muchos se fueron con la finta, y fue el propio García Márquez quien lo desmintió diciendo:

“Lo único que me preocupa es que me muera por la vergüenza de que crean que yo escribí algo tan cursi”.

En realidad ese texto tiene por nombre La marioneta de Trapo, que está incluido en el libro Lo que me ha traído la vida, de Johnny Welch. Sí, el del Mofles.

welch mofles

Paradoja de nuestro tiempo

Supuestamente este texto fue escrito por el cómico estadounidense George Carlin después de la muerte de su esposa y se volvió famosa por ahí del 2008, después de que falleciera el autor:

“La paradoja de nuestro tiempo en la historia es que tenemos edificios más altos y temperamentos más cortos; carreteras más amplias, pero puntos de vista más angostos. Compramos más, pero lo disfrutamos menos. (…)”.

Cuando estaba vivo, Carlin calificó el texto como una bobada. La frase pertenece al libro Words Aptly Spoken, de Bob Moorehead.

carlin

Fuente: Sopitas

Comentarios de Facebook

Tags

Back to top button
Close