CURIOSIDADES

Quedó en libertad conductor que arrolló a una menor

Leonardo Rocha, acusado de atropellar, matar y huír de la escena en la que murió Geraldine Guarnizo, una niña de seis años, en la localidad de Rafael Uribe Uribe de Bogotá, fue citado por la Fiscalía a una audiencia ayer en horas de la tarde.

En lo que fueron más de seis horas de interrogatorio, un juez dejó en libertad al conductor en la madrugada de hoy, tras considerar que Rocha no es un peligro para la sociedad, informaron fuentes a BluRadio. El hombre se presentó voluntariamente el pasado 2 de enero, a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la localidad de Tunjuelito para dar su versión de los hechos.

Dentro del vehículo abandonado la policía encontró una lata de cerveza, por lo que se presume que el hombre manejaba en estado de embriaguez. Sin embargo, no se llevó a cabo una prueba de alicoramiento inmediatamente se registraron los hechos.

Sobre la prueba de alcoholimetría, Camilo Burbano, asesor del vicefiscal General, dijo a los medios que “en este punto no sería confiable por todo el tiempo que ha pasado, pero lo importante es decirle a todos que hay otras formas de revelar si una persona estaba conduciendo bajo los efectos del alcohol”.

En cuanto a la fuga de Rocha del lugar al momento en que ocurrió el accidente, Burbano aseguró que “eso es un agravante dentro del caso”.

Esteban Guarnizo, padre de la menor, manifestó “dolor y rabia” tras la decisión judicial de dejar libre al hombre quien arrolló a su esposa e hija.

En medio de lágrimas, Guarnizo aseguró: “¿será que Rocha tendrá que matar a toda mi familia para que lo cojan y haya suficientes pruebas?”.

La madre de la menor, quien se encuentra hospitalizada por sufrir graves lesiones durante el accidente, ya se enteró del fallecimiento de la pequeña cuyo cuerpo se encuentra en la funeraria, afirmó el padre.

“La Policía nos está ayudando a pagar, ellos se hicieron cargo de lo del entierro y todo eso se los agradezco inmensamente”, señaló Guarnizo.

Además el conductor se dio a la huida. La niña murió al instante. Pero su madre, Dinory Reinoso, sobrevivió al accidente. A los pocos minutos, una patrulla de la Policía la llevaría al hospital La Victoria. Yuriam, de 14 años y prima de Geraldine, iba a su lado repitiendo la misma frase indefinida: “Tranquila, tía, que la niña va a estar bien”.

Fuente: El Tiempo, Semana

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar