CURIOSIDADES

Recordamos a la “Ronca de Oro”

Sofía Helena Vargas Marulanda nació en Cali, Valle del Cauca un 3 de marzo de 1934 y falleció el 7 de febrero de 2011, más conocida artísticamente como Helenita Vargas o La Ronca de Oro. Fue la solista colombiana más vendedora y famosa de música popular hasta la actualidad.

Nació en Cali y de joven vivió en el barrio de Santa Rosa de Lima. Se dice que de niña no fue buena estudiante y que aprendió a cantar antes que a leer. Le apasionaron siempre los tangos y los boleros, aunque se hizo famosa cantando rancheras. Su carrera artística duro más de 50 años, pues empezó a los 17 años, después de presentarse a un concurso de belleza Santiago de Cali.

La de Helenita es una historia de amor. Desde que tuvo uso de razón, esta mujer se enamoró perdidamente de la música y de la idea de ser cantante. Después conoció el amor carnal, el humano, el egoísta, el de un hombre que la llenó de infelicidad y de un dolor que solo había conocido en las letras de las rancheras y boleros que empezó a desgarrar aun antes de saber leer. Y sería ese amor desenfrenado por la música el que la salvó del infierno que vivía al lado de un hombre que creía era el amor de su vida y la llevó, al fin, a cumplir su sueño de ser cantante. Por el camino también conocería otras versiones del amor, humano también, pero este sí desinteresado, incondicional: el de su hija y el de su segundo esposo, que sería su cómplice, su adoración.

En su juventud se presentó ante el maestro mexicano Agustín Lara, abordándolo en la puerta de un cuarto de un hotel de Cali, donde se hospedaba el artista. La Ronca cantó junto a él el tema Farolito y de inmediato el compositor reconoció el talento innato en la vallecaucana. Continuó con su carrera musical e hizo grandes amigos, tanto en el ámbito político como en el musical, entre los que se pueden destacar el ex presidente de Colombia Alfonso López Michelsen, el ex fiscal general de la nación Alfonso Gómez Méndez, José Pardo Llada y Alicia Juárez, entre muchos otros. Trabajó junto a otros artistas como Fausto, Jaime R. Echavarría, Vicente Fernández, Rocío Durcal, María Dolores Pradera y otros de renombre, con quienes compartió conciertos, y giras por Colombia.

Que nadie sepa mi sufrir

Ver Video

La historia de amor fue casi de novela. Compartían su gusto por la música; él se inclinaba por la salsa y el jazz, ella por el tango y el bolero; los dos eran bohemios. No solo se amaron, sino que él se convirtió en el compañero ideal para que Helenita siguiera su sueño de ser cantante. En 1968 Sonolux, a la caza de nuevos talentos, la buscó para grabar. El sencillo Estoy enamorada le hizo ganar al año siguiente su primer disco de oro y el mote que la distinguiría por siempre: La ronca de oro.

A partir de ese momento fue imparable. «A ella le gustaba el tango, pero sus productores descubrieron su conexión con la música ranchera y arrabalera y su fuerza en el escenario y la enrutaron por ahí. Helenita fue construyendo su estilo», recuerda Luis Guillermo Restrepo, uno de sus grandes amigos.

El éxito y la fama solo se vieron empañados por la muerte de su padre y por la censura que aún había en parte de la sociedad caleña porque Helenita y Gonzalo nunca se casaron.

Las siguientes tres décadas serían su época dorada. A pesar de las críticas por su estilo, por no tener una gran voz y por los constantes rumores de sostener amoríos con todo tipo de personajes públicos, desde expresidentes, políticos, hasta sus mánagers, Helenita fue la reina indestronable de la ranchera. El público la amó sin reservas y ella se pavoneó feliz por el mundo con sus lentejuelas y su cabellera coqueta llevando la música popular a su más alta expresión.

En 2009 sufrió una crisis de salud que la llevó a someterse a un trasplante de hígado que su cuerpo rechazó.

Desde ese entonces sus apariciones en los escenarios fueron mínimas. A finales de 2010 el Concejo de Cali le rindió un homenaje en el Teatro al aire libre Los Cristales de esa ciudad, evento en el cual se la vio muy delicada de salud. En diciembre de ese año grabó sus dos últimas canciones, «Golondrinas», un tango de Carlos Gardel y su vals favorito, «Mi huella», de Graciela Arango de Tobón.

En enero de 2011 ingreso a la Clínica Valle de Lili de Cali, donde estuvo internada durante tres semanas en cuidados intensivos, debido a una infección generalizada en todos los órganos de su cuerpo que se centró en los pulmones. El lunes 7 de febrero de ese año, a las 6:36 pm (hora local) falleció en dicho centro hospitalario, según el comunicado médico, “debido a problemas respiratorios”.

El martes 8 de febrero fue velada en cámara ardiente, como homenaje por toda su trayectoria, en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura y al día siguiente en el barrio San Fernando en la ciudad de Cali. Ese mismo día, según sus deseos, fue cremada en ceremonia privada en el cementerio Metropolitano del Sur.

Ver Video

En la actualidad CMO Producciones y Caracol Televisión presentan la novela “La Ronca de Oro” la cual ha tenido un excelente recibimiento por parte de la crítica y de la audiencia.

La serie es protagonizada por Ana María Estupiñán, Helenita Vargas de joven y Majida Issa, Helenita Vargas de adulta.

Tuvo cortas apariciones en televisión como estrella invitada (interpretándose a sí misma) en Pero sigo siendo el rey (1984) y Tabú (1999). En la segunda producción, el libretista (Héctor Forero) pidió incluirla en un capítulo dada su gran admiración por la cantante. Sus escenas estuvieron marcadas por música y acción, pues ella es invitada a una cárcel para amenizar una celebración y ese mismo día los reclusos aprovecharon la situación para ejecutar un motín donde está el protagonista (Rolando Tarajano).

Fuente: Wikipédia

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar