¿Sabes por qué hacemos garabatos cuando estamos hablando? - Candela
Curiosidades

¿Sabes por qué hacemos garabatos cuando estamos hablando?

Nos pasa muy seguido si no estamos haciendo mil cosas a la vez y tenemos cerca papel y lápiz, nos ponemos a garabatear.

Algunas veces el hacer garabatos, deambular sin sentido o manipular objetos se pueden describir como “actividades de desplazamiento”.

Esto puede ser porque la llamada es inesperada, nos produce ansiedad o porque simplemente queremos colgar y hacer otra cosa.

También hay que recordar que en las conversaciones cara a cara hacemos muchos movimientos con las manos y el cuerpo, además de gestos.

Estar privado de ese elemento visual puede ser frustrante y puede generar actividad no relacionada al momento específico.

Por otra parte, el hacer garabatos puede ayudar a la concentración. Y hay personas que encuentran que abre canales creativos y ayudan a desarrollar las ideas a medida que hablan.

¿Qué reflejan los garabatos circunstanciales? Estos responden a un estado emocional y reflejaran de qué manera se está relacionando quien los hace con el hecho que está sucediendo. Reflejan su emocionalidad: si le genera tensión, nerviosismo, irritabilidad, necesidad de reconocimiento, angustia, euforia, etc. Los garabatos circunstanciales no reflejan rasgos que constituyen la personalidad de quien los realiza, solo como se relaciona con un hecho en particular. Por ejemplo, hacer flechas mientras hablamos por teléfono, cuadraditos, cuadrículas, etc., cuando habitualmente no las hacemos.

¿Cuáles son los garabatos fijos o permanentes? Son los que realizamos recurrentemente, es decir, que surgen en forma espontánea más allá de nuestro estado anímico y se repiten en el tiempo. Por ejemplo, tener como hábito dibujar cuadrados, corazones, flores, flechas, líneas, etc. Los dibujos grandes (más de la mitad de la hoja) indican la necesidad de expansión, de movimiento, de mostrarse, etc. Los dibujos pequeños nos hablarán de timidez y retraimiento, son personas que se conectan más consigo mismo y no muestran abiertamente sus pensamientos o sentimientos.

Cuantas más líneas curvas veamos en el dibujo, nos hablará de mayor adaptabilidad. Son personas que se sienten a gusto con otros, con tendencia a compartir y relacionarse desde un mundo afectivo. Si predomina el ángulo o las líneas rectas, nos estará hablando de mayor individualismo, necesidad de separar el pensar del sentir, lógica, metodología, tendencia a racionalizar, etc.

Las casas, flores, flechas, cuadrados, etc. tienen en sí mismo un simbolismo y, además de analizar su particularidad en cuanto al tipo de trazo, se considera que representa desde un aspecto simbólico, ya que el elegir hacer ese dibujo y no otro, no es casual.

Con información de Informe21

Comentarios de Facebook

Back to top button