CURIOSIDADES

Un partido corto y digno en la historia del fútbol

Tal como lo habían anunciado en días anteriores, los jugadores del equipo español decidieron ubicarse en línea frente al balón en el momento en que el juez dio inicio al partido contra la Real Sociedad.

Cansados de no recibir sueldo, jugadores de Racing de Santander saltaron a la cancha y no jugaron.

Sin producir una sola gota de sudor, sin procurar un pase o una gambeta, sin provocar una falta. Resignados. Dejando a un lado el espíritu de competencia, los jugadores del Racing de Santander terminaron el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Fueron poco más de 30 segundos que estuvieron en el campo. Simplemente, no jugaron. Y para sorpresa de todos, sus aficionados no se enojaron. Los ovacionaron. Al igual que sus rivales de la Real Sociedad quienes estaban advertidos de la decisión de la plantilla.

Fue un partido sin goles, pero con solidaridad y dignidad, valores intermitentes en el fútbol y que ayudarán a enmarcar este partido como uno de los encuentros que no se podrán olvidar en la historia de este apasionado deporte.

Y no jugaron porque los del Racing están cansados. Cansados de que no les paguen. Les adeudan varios pagos. El hambre de gloria de estos jugadores se transformó en hambre real, orgánica. Por eso, exigen la renuncia del presidente del club Ángel Lavín, quien nos les ha dado la cara.

Paradójicamente, este jueves se registró la mejor entrada de la temporada del club, porque sus seguidores querían acompañar a sus jugadores en este gesto épico, digno. No es fácil para un futbolista renunciar a lo que más le gusta: patear la esférica, dejar todo en la cancha, buscar la gloria.

Este es el video:

https://www.youtube.com/watch?v=QS9bJGFrQxY

Ver Video

Así, durante los minutos de calentamiento fueron constantes los gritos de ánimo hacia una plantilla que lleva varios meses sin cobrar y a la que Lavín le ha venido prometiendo durante las últimas semanas que les iba a pagar, sin cumplir su palabra.

Cuando los jugadores de ambos equipos saltaron al terreno de juego, el público los recibió con el grito de “¡No se juega, no se juega!”, además de continuar profiriendo eslóganes contra los dirigentes racinguistas, que ni siquiera hicieron acto de presencia en el palco.

Luego la afición ovacionó a sus jugadores mientras estaban formados abrazados en el centro del campo viendo cómo los donostiarras se pasaban el balón hasta que lo echaron fuera de banda y se acercaron a mostrar su solidaridad a los futbolistas del Racing.

Una vez decretado el ‘final’ de este partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey (3-1 en la ida), eliminatoria que se salda con el paso de la Real Sociedad a las semifinales, toda la plantilla del Racing y el cuerpo técnico dieron una vuelta al campo para agradecer el apoyo de la afición.

Cuando todos abandonaron el terreno de juego, la afición se mantuvo en sus localidades alternando cánticos de apoyo al Racing, con el ya habitual grito de “¡Fuera chorizos del Sardinero!”.

Eso hizo que la plantilla volviera a salir al campo y se acercara hacia “la gradona” en la que se ubican los incondicionales seguidores racinguistas, para aplaudirles por su apoyo y por la lucha que han mantenido durante meses contra los actuales dirigentes del club.

Sí, fue el partido más corto en la historia del fútbol, pero quizás el más digno de todos. ¡Bravo, Racing! ¡No te rindas!

Fuente: El Tiempo

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar