Nuevo ataque de un vigilante a un cliente

k2_items_src_be76d1a55ee5ffb3b2dc895570c95b36

Hugo Gómez fue golpeado con un bolígrafo en su ceja y recibió puñetazos en su brazo.

 

Quince días de incapacidad le dictaminó Medicina Legal a Hugo Gómez, un cliente de almacenes Alkosto que el fin de semana fue atacado por un vigilante, quien le clavó un bolígrafo en la ceja izquierda y lo golpeó en un brazo y en la cabeza.

El hecho ocurrió el domingo pasado a las 5 de la tarde, cuando Hugo Gómez y su familia llegaron al Alkosto de la avenida 68, ubicado cerca de su residencia en Bogotá. Cuando ingresó al parqueadero, que según relata Gómez estaba lleno, encontró un lugar libre para estacionar su carro.

Luego de hacerlo, uno de los celadores se acercó para decirle que debía retirar el carro de ese sitio. “Me dijo que ese lugar estaba ocupado y que ahí mi carro le hacía estorbo. Yo le pedí que me ayudara a buscar un nuevo lugar, pero él dijo que ese no era su problema”, señaló Hugo Gómez.

El conductor contó que, ante la negativa del vigilante, se dirigió hacia el interior del almacén, pero el empleado lo insultó. “Discutimos y él se me iba acercando. Tenía un bolígrafo en la mano y me dio un puntazo, como si el lapicero fuera un cuchillo, y me lastimó la ceja izquierda”, indicó.

Según Gómez, cuando el bolígrafo se le partió, el guarda de seguridad se abalanzó sobre él y lo golpeó. Todo el episodio fue grabado por espectadores en sus teléfonos celulares, pero hasta ahora no han sido divulgados.

Hugo recuerda que en medio del incidente, sus hijos intentaron separar al celador de su padre, pero el agresor golpeó a uno de ellos, de 16 años de edad, en su brazo.

El guarda fue retirado el mismo día del almacén, mientras que Gómez fue trasladado a la Clínica Shaio, donde le dieron 10 días de incapacidad; Medicina Legal la prolongó ayer 5 días más.

Ahora, Gómez se recupera en su casa de las heridas en su brazo derecho y la hinchazón en su ojo izquierdo, producto de los puños propinados por el vigilante.

Según asegura el agredido, el gerente del almacén se contactó con él por teléfono y le propuso que en los próximos días se sentaran a hablar. De otro lado, estudia junto con su abogado las acciones legales que tomarán en este caso.

Fuente: El Tiempo