Curiosidades

Cinco tipos con los que nunca deberías acostarte

Para que no te arrepientas al otro día, te enlistamos de antemano los tipos con los que nunca, nunca, nunca deberías acostarte.

Las mujeres algunas veces cometen errores en su vida sexual, pero uno de los más comunes y repetitivos es acostarse con quien no deberían. El problema es que muchas veces se arrepienten tiempo después, ¡cuando ya para qué! Una forma de no caer en esto una y otra vez es identificar a los tipos con los que no debes acostarte y huir como volador sin palo cuando estés en una situación comprometedora. ¡Te ayudamos!

El tipo que te critica: Es más común de lo que piensas, pero hay un tipo de hombre que te conquista haciéndote sentir mal contigo misma, Tal vez es porque no los identificamos, entonces te pondremos un ejemplo, es el tipo que te dice cosas como “tú estás mal”, “necesitas liberarte”, “deberías cambiar esto o aquello”; todo eso te lo dice casi sin conocerte. Si te acuestas con ese man, terminarás llorando, porque es un controlador en potencia.

El ex de una amiga o familiar: Ningún nivel de felicidad que puedas llegar a sentir por algo tan prohibido como esto compensa el lío en el que te meterás si los pillan; literalmente romperás una relación de amistad para siempre o dividirás a la familia, enemistando a todos. No lo hagas, hombres es lo que hay en el mundo, búscate otra persona. Y no, no vale ni por una noche.

Los tipos que piropean a ti y a otras chicas: Una cosa es mirar y reconocer la belleza, pero otra muy diferente es no contenerse y piropear a cuanta mujer se acerca. Si tienes la oportunidad de acostarte con un tipo de esos, ¡detente! No es solo una cuestión de boca para afuera, el hecho de piropear en exceso esconde machismo, desprecio contra la mujer y cosificación de lo femenino, es decir, que para ellos la mujer solo es un objeto sexual.

Un compañero, jefe o subalterno: En general será muy mala idea acostarte con cualquier persona de tu trabajo, porque en algún momento te encontrarás con esa persona en un contexto laboral y será muy incómodo para ambos, y si les gustó, ¡peor! Además, como en la mayoría de empresas está prohibido tener relaciones de pareja, el plus de lo clandestino puede exagerar un placer que en realidad pudo haber sido moderado.

Un ex: ¿Para qué volver a encender el fuego en donde ya las cenizas están apagadas? Eso lo único que hace es revivir dolores antiguos, crearles a ambos esperanzas que tal vez no existan y alimentar una melancolía que muchas veces solo termina en tristeza. Aunque dicen por ahí que un ex al año no hace daño… ¿Será?

¡Si te está pasando es el momento perfecto en que puedes parar y tomar cartas en el asunto!

Comentarios de Facebook

Back to top button