CURIOSIDADES

¿En manos de quién terminará el dinero de los multimillonarios?

En el mundo de los multimillonarios hay una tendencia llamada “La Nueva Filantropía” que consiste en dejar sus fortunas a los más necesitados y no a sus hijos como todo el mundo lo creería.

Por el contrario, los dueños de las grandes empresas mundiales, los mismos que se destacan en el popular listado de multimillonarios de Forbes, están optando por “no” dejar el patrimonio en manos de su familia sino que los herederos sean personas beneficiadas de acciones de filantropía.

Bill Gates, por ejemplo, asegura que cuando muera no les dejaría el dinero a sus hijos porque eso sería una irresponsabilidad; según él, deberían aumentar los impuestos sucesorales, es decir, el tributo que se paga para los trámites de transmisión de bienes.

A través de un movimiento denominado La Nueva Finaltropía, un buen número de millonarios de diferentes partes del mundo opta por seguir el ejemplo de Gates porque considera que la riqueza, fruto de muchos años de trabajo, debe repartirse entre las personas más necesitadas y que no quede en manos de sus herederos. “Ellos ya han recibido muchos beneficios, entre ellos, la educación”, coinciden los adinerados, citados por la revista Semana.

Sin embargo, el tema no se limita solo a fines filantrópicos. Dicen los millonarios que deben tenerse en cuenta más aspectos a la hora de pensar en herederos. Otra de las razones que exponen es que dejarles todo a sus hijos es sinónimo de mal criarlos, por lo que es mejor exigirles a que creen su propio futuro y tomen conciencia de lo difícil que es lograr una fortuna.

“Consideran que corren el riesgo de volverlos holgazanes si tienen la expectativa de que algún día van a heredar en lugar de que ellos mismos consigan su patrimonio con el sudor de la frente”, asegura Semana.

La idea de terminar con el denominado ‘síndrome del niño rico’ cobra más fuerza por esta época y está ligada, en mayor medida, a las personas que están en el popular listado de los multimillonarios del mundo. En el caso colombiano, en el escalafón de Forbes aparecen personalidades como Luis Carlos Sarmiento Angulo, Alejandro Santo Domingo, Jaime Gilinski Bacal y Carlos Ardila Lulle. Pero, ¿qué pasaría si alguno de estos magnates colombianos dejara su herencia en manos de los más pobres y no en poder de sus hijos?

La fortuna de los cuatro, según Forbes, supera los 30.600 millones de dólares, cifra algo inferior al PIB logrado por Colombia en 2012.

La opinión de expertos frente al tema es que sería de gran beneficio tanto para la sociedad como para los mismos herederos de los multimillonarios.

“Esa sensación de vida fácil los perjudica en su carrera profesional porque los lleva a no luchar por metas. Esto, en consecuencia, los deja vacíos y deprimidos. Un estudio reciente hecho por la Skipton Building Society en el Reino Unido, con más de 2.000 voluntarios, reveló que el 75 por ciento de los jóvenes entre los 20 y 35 años en efecto esperan recibir una herencia de sus padres para asegurar su futuro financiero”, explicó José Antonio Ortega, psicólogo, citado por Semana.

En el caso de la familia Santo Domingo, el heredero de la fortuna del millonario Julio Mario Santo Domingo fue su hijo Alejandro, que desde 2011 se convirtió el segundo hombre más rico del país, y en el listado de los millonarios más jóvenes del mundo, en 2013 solo lo superaban Mark Zuckerberg y Dustin Moskovitz, ambos socios fundadores de Facebook.

Fuente: El Pulzo

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar