¡Enamórate de nuevo!

k2_items_src_dfd4b90a4a0d4b699e28ddc27224a498

Uno de las tantos errores en una relación es la pérdida de la espontaneidad, el dar por sentado el comportamiento y las reacciones de la pareja y volverse tan predecible como el final de una película infantil. Un ligero cambio de comportamiento es suficiente para hacer sentir al otro que está con una persona totalmente nueva.

El pasar del tiempo puede ser uno de los peores enemigos de las relaciones. La rutina, las costumbres y la cotidianidad tienen un increíble poder de transformar el romance en un sentimiento de cercanía. Empezar a ver a la pareja como un miembro más de la familia tiene grandes ventajas en términos de confianza y unión.

Sin embargo, puede hacer que se desarrolle una añoranza por volver a experimentar laadrenalina y emoción propias de la época de los ligues y la soltería, de esos intercambios de miradas y sonrisas, de la expectativa de saber que se será correspondido, de la capacidad de aislar al resto del mundo de la persona de la que se está obsesionado; de todo aquello que define el enamoramiento.

Estoy convencido de que una de las claves para que éstas sean plenas y duraderas y no un tormento o una prueba de resistencia, es avivar la llama del idilio.

Sobra decir —aunque lo haga de todas formas— que cada caso es distinto y no existen soluciones milagrosas que acaben con los vicios en un noviazgo, matrimonio o cualquier otro género de relación comprometida moderna. Las acciones que describiré a continuación deben de ser tomadas como una serie de cambios de hábitos en lugar de un remedio definitivo y, si todo sale bien, en poco tiempo se verán los resultados.

Éstas son tres simples cosas que pueden ayudar a permanecer enamorado —o volver a enamorarse— de la pareja:

Factor sorpresa

Uno de las tantos errores en una relación es la pérdida de la espontaneidad, el dar por sentado el comportamiento y las reacciones de la pareja y volverse tan predecible como el final de una película infantil. Un ligero cambio de comportamiento es suficiente para hacer sentir al otro que está con una persona totalmente nueva. La clave de esto es la sutileza. Un cambio radical en nuestra conducta puede traer como consecuencia la desorientación total de la pareja y que lo internen a uno en el manicomio de confianza.

Fuente: Yahoo