Motivos por los que el vino es mejor que un amante

k2_items_src_b050b92331fa6b814abfa1c4a51830f3

Estos son doce motivos por los que el vino es mejor que un amante:

  1. El vino verá lo que tú quieras ver en la tele sin quejarse. Ya sea un reality, una serie, una película interminable… Al vino no le importa. Verá cualquier cosa.
  2. Puedes llevarte el vino a cualquier parte y nunca se preguntará si encaja o no. No es necesario cuidar del vino. No va a quedarse en una esquina apartado porque no conoce a nadie de la fiesta. El vino conoce a todo el mundo y, aunque no conociese a todos, sería totalmente sociable porque a nadie le cuesta hablar cuando hay vino de por medio.
  3. El vino nunca está “demasiado cansado” o “demasiado borracho”. Siempre está dispuesto a pasárselo bien contigo y siempre le parece bien quedarse contigo en el sofá sin hacer nada. Hará lo que hagas tú y nunca se quejará. Hablo de LA MEJOR RELACIÓN POSIBLE.
  4. El vino está bueno. Y nunca te cansas de él. Nunca.
  5. El vino no tiene ningún problema para abrirse a ti. Y lo hace sin rodeos, sin dar la lata.
  6. El vino nunca te hace elegir entre él y tus amigos. El vino siempre hace lo que tú quieras hacer y si no quieres que te moleste, el vino se dedicará a sus cosas sin problema. Por no hablar de que a tus amigos no les importa en absoluto que lleves vino como acompañante…
  7. El vino te embriaga sin mayor motivo. No intenta meterse en tus pantalones. Sólo intenta quedar.
  8. El vino nunca te pregunta qué hay para cenar. De hecho, hay vino para cenar.
  9. El vino nunca te juzgará. NUNCA. Te ha visto llorar escuchando una canción de One Direction y aun así siempre vuelve. No se sabe por qué. Pero lo hace. Y a mí me parece bien.
  10. El vino puede hacerte reír sin proponérselo. Prueba a tomarte un vaso de vino sin sonrojarte… Sólo inténtalo.
  11. El vino siempre sabe lo que quieres. Y lo que quieres es vino. El vino es lo que quieres. ¿Acaso hay una relación mejor?
  12. A todo el mundo le encanta el vino. No tienes que preocuparte de si a tus amigos, a tu familia o a tus compañeros no les gusta, porque a todo el mundo le encanta.

Fuente: Huffingtonpost