Actualidad

Ser obligado por los jefes a prender la cámara sería acoso laboral

Ser obligado por los jefes a prender la cámara sería acoso laboral, así lo reveló un reciente estudio de una prestigiosa universidad colombiana.

A causa de la pandemia del coronavirus, diferentes empresas tomaron la decisión de llevar el trabajo a las casas de sus empleados como medida de prevención frente a esta enfermedad.

Con el fin de verificar que se cumpla con las jornadas y metas, las empresas han tomado medidas como reuniones virtuales en diferentes horarios y reportes diarios.

Obligar a un empleado a prender la cámara se consideraría acoso laboral

foto de un hombre trabajando

Ante esto, la Universidad del Rosario hizo un estudio de esta situación y llegaron a una polémica conclusión. Según el informe, si se obliga a un empleado a prender la cámara sin una finalidad determinada o justificada podría tomarse como acoso laboral.

La exigencia de encender la cámara en reuniones laborales sin que exista un fin y constituya una medida necesaria, puede configurar casos de acoso laboral y vulnerar la protección de datos sensibles en casos específicos”,

expresó Iván Jaramillo, investigador de la Universidad del Rosario, en entrevista con Blu Radio.

Asimismo, el profesional afirmó que en la Ley de trabajo en casa que se está tramitando en el Congreso, debe existir una regulación especifica donde se señale los límites de empleados y empleadores.

Comentarios de Facebook

Back to top button