FARÁNDULA

Valerie Domínguez y Carlos Calero ya no ocultan sus caricias

La exreina dejó claro que poco le importa lo que digan. Ahora, Valerie Domínguez y Carlos Calero ya no ocultan sus caricias en redes sociales

‘Yo me llamo’ volvió por todo lo alto a la televisión colombiana. Por tal razón, ha liderado el rating nacional desde hace semanas. Sin embargo, los jurados del reality show han sido fuertemente criticados. Incluso, los televidentes afirmaron que los cambiarían por otros reconocidos expertos de imitación. Por otra parte, los presentadores del programa también han dado mucho de qué hablar. Por ejemplo, hubo gran sorpresa con un beso entre Carlos Calero y Valerie Domínguez que ocasionó un curioso lío con la esposa del barranquillero.

La química entre los dos presentadores es evidente. Incluso, los barranquilleros paralizaron las redes sociales con una coqueta pose en la que incluso el presentador coge una pierna a la exreina. Ahora, los barranquilleros levantaron nuevamente las suspicacias sin pena alguna. Valerie Domínguez y Carlos Calero ya no ocultan sus caricias en sus redes sociales, pues la exreina publicó una imagen en la que el barranquillero le da un beso. 2 “¡COLOMBIA ACÁ TIENES TU BESO!”, escribió Valerie en la descripción de la publicación.

Sin embargo, dicho beso del presentador fue en la mejilla de la exerina. “Eso sí, amoroso y lleno de admiración y respeto. Un beso así, ¡sí aguanta! Ya nos vemos en #YoMeLlamo, escribió Valerie Domínguez en la sensual publicación con Carlos Calero. La buena química de los barranquilleros es indudable. Incluso, el imitador de Andrés Cepeda de ‘Yo me llamo’ resaltó esta conexión que se evidencia entre Valerie Domínguez y Carlos Calero. “¡Me encanta esa química para trabajar!”, escribió el doble del artista bogotano. La siguiente es la publicación de la exreina con el presentador y el comentario del imitador:

¿Qué opinas de la relación entre Valerie Domínguez y Carlos Calero?

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar